Blog

La difícil costumbre de morirse

A la memoria de mi padre          Por: Eunice Michel Texto publicado en Cuerdas Ígneas, 05/11/22 Por su pertinencia se considera importante, publicarlo en el presente espacio. Ya no hay locos                                                                                         todo el mundo está cuerdo                                                                                        terrible, espantosamente cuerdo.                                                                                       León Felipe Morirse de cáncer no es nada fácil; pero morirse de Covid-19 esSigue leyendo «La difícil costumbre de morirse»

Una Mujer Síntoma o goce fálico

¿Qué es una mujer­? Es un síntoma, diría Lacan en 1975, así llega a nombrar con términos de síntoma a todos los elementos previamente situados como objeto a, o sea causa de deseo.

Es el caso de la mujer evocada como objeto a, después como síntoma de la pareja. En este punto me inclino a reflexionar ¿desde dónde su lugar es tomado como objeto de deseo o de goce?

Lo que se hace con la falta

En el psicoanálisis, y de forma más específica, en la obra de Jacques Lacan, el concepto de «falta» está relacionado con el deseo. Si no se presenta este vacío, esa castración, estaríamos ante la vivencia de puro goce, de un discurso amo en donde nada falta y por consecuencia no hay deseo. En este sentido entendemos la necesidad de la existencia y el reconocimiento de la falta, pues es constitutiva del sujeto.

Pero ¿cómo se da este proceso?

Ser padre y ser madre en tiempos de penuria (pandémica y postpandémica)

Por: J. Ignacio Mancilla

Encantado, hijo mío, de empezar

a la vez a ser lo que seremos.

Andrés Neuman, Umbilical.

Por años tosí con esmero, te imitaba tan bien.

Me quedaba afónica, sin ninguna razón.

María Negroni, El corazón del daño.

La pandemia ya casi ida, aunque no del todo, puso todo patas arriba, de acuerdo con la expresión popular; pero la conciencia de ello apenas si duró, pues pronto se desvaneció en el marasmo de las preocupaciones cotidianas por la sobrevivencia y… las cosas volvieron muy pronto a la normalidad.

Dizque a la nueva normalidad.

La impostura perversa en el grupo: de santos a blasfemos en las divergencias del psicoanálisis

Por: Víctor Villarreal La segunda cuestión es que el grupo parece solo conocer dos técnicas de autopreservación, el ataque o la fuga. La frecuencia con la que un grupo, cuando trabaja como grupo recurre a uno de estos dos procedimientos para lidiar con sus problemas, me hizo sospechar en un primer momento que la asunciónSigue leyendo «La impostura perversa en el grupo: de santos a blasfemos en las divergencias del psicoanálisis»

Sobre el objeto

Braunstein nunca cedió. Toda su obra se ve permeada por una pasión (por lo real sustractivo) por la enseñanza del psicoanálisis y su constante desarrollo como campo científico. La actualidad nos dicta la impronta de hacer del psicoanálisis un objeto, pero como bien advierte Braunstein, es la confusión por el objeto la que nos ha puesto en un atolladero.

Historizar la muerte

Por: Mónica González Dávalos

Parto este escrito desde la observación de lo cotidiano de la muerte en nuestra sociedad, cuestionándome la mirada que tenemos de ella o tratando quizá de englobar en pocas posturas estas actitudes; considero que no es una pregunta fácil de responder, pero que al acercarnos a su estudio podemos conocer mucho más que esa respuesta, puesto que, para realizar dicha labor debemos observar la historia, pasada y presente, de los hombres.

Semblanzas para la historia de nuestro campo

Néstor A. Braunstein  (Argentina, 1941-España, 2022). Por: Eunice Michel Para todos nosotros, en la vida, está trazado el camino de un héroe. Sólo que uno lo transita como un hombre común. Jacques M. Lacan Psiquiatra y psicoanalista argentino, naturalizado mexicano en 1997. Vivió en México, de 1974 a 2015. En nuestro país, fue uno deSigue leyendo «Semblanzas para la historia de nuestro campo»

Fragmentos cotidianos

Fragmentos cotidianos

Hoy me levanté temprano para salir a correr, cuando corro pienso, hago un diálogo interno donde asocio libremente, juego al auto-análisis que, ya decía Freud, tiene sus límites pero con el tiempo y la experiencia se agudizan ciertas destrezas. Pienso lo que pienso, recuerdo ese libro de Heidegger que me marcó ¿Qué significa pensar? Lo primero que llega a mi mente es una pregunta ¿en qué momento decidí que salir a correr los domingos por la madrugada era una buena idea? Mis pasos van despejando mi cuerpo, siento como mi ritmo cardiaco cambia, mi respiración se va sincronizando con el entorno y la respuesta va llegando con el silencio.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.


Sigue mi blog

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

A %d blogueros les gusta esto: